5 consejos para elegir los socios de tu startup

Un mal socio puede arruinar un gran negocio, y también al contrario, ¡puede ser la clave! ¿Cómo elegir al mejor aliado para caminar en un viaje de emprendimiento con buenos resultados? Algunos asumen que no hay mejor socio que un amigo de confianza, pero otros han conocido a su ‘amor profesional’ por Internet. Sea como sea, está claro que hay determinados rasgos que ayudan, y hay otros que no.

No es casual que en el mundo anglosajón se refieran igual a la palabra socio que a la de pareja, ‘partner’. Igual que uno no decide con quién se casa sin pensárselo muy bien, ¡más vale que tengas muy claro a quién llevas a la firma de una constitución de empresa!

De nada te servirá la mejor idea de negocio, el más excelente business plan ni todo el capital del mundo, si el equipo humano de tu startup no está bien formado por personas con una serie de cualidades fundamentales. ¿Cuáles son esas habilidades y actitudes esenciales para el éxito a corto y largo plazo?

Aquí tienes algunos consejos para elegir los socios de tu startup más adecuados y no morir en el intento.

1.- Comparte valores y estilo de juego

No basta con lo que diga mediante palabras, sino lo que muestran los hechos. Es más, no te conformes con que vayáis a firmar un pacto de socios, porque con la legalidad y sin confianza llegaréis a mal puerto.

Por ejemplo, si habla de otro socio anterior y también de clientes o proveedores, fíjate en cómo habla de ellos, si asume responsabilidades, si es positivo, si hace críticas constructivas, etc.

Hay valores más o menos universales como el respeto, por ejemplo, pero en la práctica los emprendedores pueden tener diferentes estilos de juegos, como el Barça y el Real Madrid. Para algunos su ‘tiki-taka’ empresarial puede ser darlo todo sin dormir por las noches, otros prefieren la conciliación; hay los hay más competitivos y los colaborativos, etc.

Hay que tener en cuenta los valores prioritarios, ya que uno puede decir que considera importante la honestidad, ¿pero va antes que los demás o podría sacrificarse por la eficiencia u otras prioridades?

Empieza siempre por tener claros los tuyos: tus valores fundamentales determinan tus prioridades, objetivos y las decisiones que estás dispuesto a tomar. Ten en cuenta que deberán servirte para momentos del día a día, y también para casos de extremo fracaso o de desorbitado éxito.

Resiliente Digital

2.- Dejad vuestro ego en casa

A la hora de hacer la entrevista o reunión para determinar quién es un buen socio con el que emprender, ten en cuenta lo presente que está o no el ego en las conversaciones sobre temas concretos. Las relaciones a menudo fracasan cuando hay demasiado ego de una o ambas partes, porque se dificulta la responsabilidad, la solidaridad y la comunicación efectiva.

Por ejemplo, si una persona acepta críticas constructivas, aporta soluciones centrándose en los hechos y ves que está en aprendizaje constante, son buenas señales de que el ego está bajo control. En cambio, un ego hipertrofiado se ve fácilmente si tu interlocutor se da mucha importancia, si no acepta nunca las críticas y si además observas que su evolución profesional y vital ha sido nula en los últimos años.

3.- Tiene confianza en sí mismo y en los otros

El ego es enemigo del éxito, pero la autoestima por el contrario es fundamental. Una persona indecisa e insegura puede ser un problema por muchas razones. Al elegir socios de tu startup, asegúrate de que tengan confianza en sí mismos y una actitud abierta hacia los demás. Si solo tienen lo primero o solo lo segundo, tarde o temprano serán un lastre.

4.- El compromiso debe ser equivalente

No necesitas aceptar trabajar 80 horas a la semana o estar en la oficina hasta las 2 de la madrugada todos los días, pero es importante asegurarse de que ambos tengáis niveles de compromiso similares. Si ambos tienen familias y quieren estar en casa antes de las siete de la tarde, la cuestión es que quede bien claro y que se compartan en gran medida estos planteamientos, o como mínimo que sean compatibles.

7 problemas que amenazan a todas las empresas

5.- Evita parecerte demasiado, y también la excesiva distancia

Los seres humanos tienden a gravitar hacia personas que son similares a ellos. Según una investigación sobre gemelos publicada en la revista Psychological Science, incluso nuestros genes juegan un papel en las personas con las que buscamos relaciones.

Eso sí, no te pases buscando a alguien similar sin darte cuenta, porque podríais ser poco complementarios. Se necesitan equipos suficientemente sintonizados para trabajar bien, pero diversos para aportar valor y sumar juntos.

Rompiendo algunos mitos…

Hemos hablado de las cualidades que debe tener una persona para ser un socio conveniente en tu startup. Sin embargo, algunos consideran que también es bueno asociarse con alguien conocido desde hace años, y que viva cerca.

Estos prejuicios sobre el socio ideal te pueden impedir encontrar al aliado perfecto por Internet, como les pasó a los co-fundadores de la startup Hopin es muy ilustrativo. Dave Schools y Johnny Boufarhat lideran una empresa creciente con 14 trabajadores, y solo hace 2 años eran completos desconocidos. Se conocieron a través de Internet, y de ahí empezó todo.

Conclusión

No te precipites al elegir a tu socio, porque probablemente será clave para el éxito de tu startup. Evalúa sus habilidades, valores y actitudes, y su compatibilidad con las tuyas.

Con todo, asegúrate de definir bien los objetivos y el marco de la relación, para evitar problemas en el futuro y conseguir que la suma de muchos nunca sea un lastre y siempre sea para sumar desde la fuerza de hacer equipo.

Comentarios

comentarios

Resiliente Digital